Por una Fiscalización Superior confiable, oportuna y eficaz

Mensaje del Auditor General

Lunes, 08 de Enero de 2018

Auditor General

El 2 de octubre del año pasado se inició en Veracruz una nueva etapa histórica en materia de rendición de cuentas, al promulgarse las modificaciones a nuestra Constitución Política por las cuales se instituyó el Sistema Estatal Anticorrupción.

Desde esa fecha los Diputados integrantes de la Sexagésima Cuarta Legislatura del Honorable Congreso del Estado, cumplieron el compromiso de crear un marco jurídico sólido, emitiendo además la legislación secundaria correspondiente, para dar cumplimiento a la reforma constitucional federal y local.

Sin lugar a dudas, la Fiscalización Superior juega un papel preponderante en el combate a la corrupción. Es por ello que el Sistema Nacional de Fiscalización se convierte en un subsistema del Sistema Nacional Anticorrupción. Toda vez que la revisión de las Cuentas Públicas tiene que realizarse con una visión estratégica y, para lograrlo los procedimientos de auditoría deben llevarse a cabo con estándares profesionales similares.

En este proceso de armonización legislativa fue necesario dotar al Órgano de Fiscalización Superior del Estado (ORFIS) de una nueva disposición jurídica, de conformidad con la reforma constitucional, con el fin de que nuestra Institución logre una mayor efectividad en sus funciones, particularmente las relacionadas con la auditoría, la investigación y la sustanciación. En este contexto el proceso de planeación y programación de las auditorías es un elemento de suma importancia para lograr resultados sólidos y contundentes.

Por estas razones, en la Ley de Fiscalización Superior y Rendición de Cuentas del Estado de Veracruz de Ignacio de la Llave, que fue aprobada por el Pleno del Congreso, destacan entre otros, los siguientes aspectos:

  • Se suprimieron los principios de posterioridad y anualidad, por lo que el ORFIS contará con facultades de fiscalización, tanto durante el ejercicio en curso en caso de denuncias, como de ejercicios anteriores al de la Cuenta Pública en revisión.
  • Nuestra Institución podrá iniciar el procedimiento de fiscalización, desde el primer día hábil al año siguiente del ejercicio fiscal -enero 2018- con independencia de la entrega de las Cuentas Públicas.
  • Atendiendo a la reforma constitucional federal y estatal, los Entes Fiscalizables deberán presentar ante el Congreso a más tardar el 30 de abril, las Cuentas Públicas del año anterior, en este caso 2017, aunque no es limitante para que la presenten en enero, febrero o marzo.
  • El ORFIS tendrá amplias facultades para fiscalizar el destino y ejercicio de los recursos provenientes de deuda pública.
  • Se fortalecen los mecanismos de coordinación entre la Auditoría Superior de la Federación y el Órgano de Fiscalización Superior del Estado.

A partir de ahora, el ORFIS deberá presentar: un Informe General Ejecutivo del Resultado de la Fiscalización de las Cuentas Públicas, Informes Individuales, Informes Específicos derivados de denuncias o de cualquier otra situación prevista en la Ley, además de Informes de Seguimiento sobre la situación que guardan las observaciones.

El Informe General Ejecutivo y los Informes Individuales tendrán el carácter de públicos una vez que sean entregados a la Comisión Permanente de Vigilancia, es decir, a más tardar el primer día del mes de octubre del año de presentación de las Cuentas Públicas correspondientes.

Esta Ley cuenta con 6 Títulos con sus respectivos Capítulos, cuya estructura permite identificar con absoluta claridad, las etapas del procedimiento fiscalizador hasta su conclusión.

La fiscalización superior es uno de los pilares fundamentales tanto del Sistema Nacional como Estatal Anticorrupción, y en este escenario un elemento para combatir la corrupción es la auditoría gubernamental, por lo que en Veracruz continuaremos fortaleciendo nuestras tareas de revisión de la gestión financiera y el apego a la legalidad en el quehacer público.

La fortaleza de un gobierno radica en la solidez de sus instituciones y en el compromiso de los servidores públicos de cumplir y hacer cumplir las Leyes. Por ello la lucha contra la corrupción debe incorporar acciones de prevención; mayor participación de la sociedad; contar con un eficiente control interno; reforzar los mecanismos normativos de las instituciones; ampliar las facultades de fiscalización de los recursos públicos; mejorar la administración de la justicia y abatir la percepción de impunidad.

El funcionamiento armónico del Sistema Nacional Anticorrupción y los Sistemas Locales es fundamental, por lo que debemos comprometer todo nuestro esfuerzo para que su operación sea una realidad, en beneficio de los veracruzanos.

¡Les deseo un excelente año 2018!

Mensajes Anteriores