Por una Fiscalización Superior confiable, oportuna y eficaz

Mensaje del Auditor General

Lunes, 01 de Abril de 2013

Auditor General

La Fiscalización Superior, en los tiempos recientes ha sido identificada como un elemento fundamental para impulsar  la transparencia, el buen gobierno y la rendición de cuentas a través de una mayor participación ciudadana. Por tal motivo, el Órgano de Fiscalización Superior del Estado de Veracruz (ORFIS)  ha plasmado estos compromisos en su Plan Maestro 2012-2019, con el objetivo de ser un instrumento para una eficiente rendición de cuentas que satisfaga a la ciudadanía.

La transparencia y el derecho al acceso a la información pública deben entenderse como  la obligación de los organismos públicos o privados que reciban, administren o apliquen recursos públicos estatales o municipales (Sujetos Obligados), de hacer del conocimiento público la información derivada de su actuación en ejercicio de sus atribuciones, facilitando las formas y procedimientos para acceder a ella.

Para tal efecto, los sujetos obligados deberán propiciar un ambiente de confianza, seguridad y franqueza entre las instituciones públicas y la sociedad, de tal forma que los ciudadanos dispongan de la información suficiente y necesaria para identificar  las responsabilidades, procedimientos, reglas, normas y demás información generada por el sector gubernamental, en un marco de abierta participación social y escrutinio público.

En nuestro país se debe considerar la transparencia, como un elemento estratégico que contribuya al  logro de mayores niveles de  democratización, con el fin de  formar a una sociedad que tenga una mayor participación de sus integrantes, con responsabilidad y con apego a derecho, que conozcan y ejerzan sus derechos y obligaciones y que colaboren activamente en el fomento de valores como: la honestidad, lealtad, responsabilidad, compromiso y transparencia en el actuar. 

La transparencia y rendición de cuentas son elementos  indispensables para motivar a los ciudadanos a participar en la toma de decisiones que permitan   poner límites a los excesos en el uso del poder público; ambos conceptos (transparencia y rendición de cuentas) de origen reciente. Remontan sus orígenes al  Grupo Oaxaca, en mayo del 2001, en la  ciudad de Oaxaca, Oax., durante el Seminario Nacional sobre Derecho a la Información y Reforma Democrática.

Uno de los principales resultados de este Seminario, fue la propuesta de un Decálogo del Derecho a la Información, que especifica diez principios fundamentales que  se presentan en el siguiente párrafo:

“Derecho humano universal; la información pública le pertenece a las personas; máxima apertura de los poderes del Estado; obligación de publicar y entregar la información que posee el estado; procedimientos ágiles, sencillos y a costos mínimos; mínimas excepciones a la norma; organismo autónomo para promover la apertura y resolver las controversias; tras la pista del dinero; consistencia jurídica; y, promoción del federalismo”.

A nivel internacional, la Organización Internacional de las Entidades Fiscalizadores Superiores (INTOSAI), en algunos de sus documentos integra principios para coadyuvar con las Entidades Fiscalizadoras Superiores (EFS) a aplicar estos principios, a través de sus propias prácticas y de su función auditora.  Algunos de estos principios para fomentar la transparencia y la rendición de cuentas son:

Las Entidades Fiscalizadoras Superiores:

1. Cumplen con sus deberes en un marco jurídico que prevé la obligación de responsabilidad y transparencia.

2. Hacen público su mandato, responsabilidades, misión y estrategia

3. Aprueban normas de auditoría, procedimientos y metodologías, objetivos y transparentes

4. Aplican altos estándares de integridad y ética en todos los niveles del personal

5. Velan por el respeto de los principios de responsabilidad y de transparencia cuando externalizan sus actividades

6. Gestionan sus operaciones con economía, eficiencia y eficacia y de conformidad con las leyes y reglamentos, e informan públicamente sobre estas cuestiones

7. Informan públicamente de los resultados de sus auditorías y de sus conclusiones acerca del conjunto de las actividades gubernamentales

8. Comunican sus actividades y los resultados de las auditorias ampliamente y de manera oportuna a través de los medios de comunicación, sitios Internet u otros medios

9. Hacen uso del asesoramiento externo e independiente para perfeccionar la calidad y la credibilidad de su trabajo.

10. Promueven la capacitación a sus colaboradores para poder realizar sus funciones con pleno conocimiento de su labor, del marco normativo al que deben de apegarse y de la  aplicación de los conocimientos técnicos que poseen.

Para concluir, presento un dato  para la reflexión:

“El Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) publicado en  2012 por  Transparencia Internacional ubica a México en la posición 105 de 176 países, con una calificación de 3.4 en una escala donde 0 es la mayor percepción de corrupción y 10 la menor percepción de corrupción”.

Por ello en el ORFIS, estamos trabajando bajo estándares estatales, nacionales e internacionales, para que  la transparencia en el ejercicio de los recursos públicos, propicie en los servidores públicos, el uso honesto y transparente de los recursos públicos que están bajo su responsabilidad, consolidando así la cultura de la rendición de cuentas; contribuyendo al trabajo anticorrupción que se  realiza en los diferentes ámbitos del gobierno, con normas, capacitaciones  e instrumentos que permitan a nuestro valioso capital humano,  realizar sus actividades con lealtad y compromiso.

Excelente inicio de semana.

Mensajes Anteriores