Porque la transparencia es la mejor aliada de la democracia